Noticias

El equipo de investigadores de la unidad de Alergia del Hospital Regional e IBIMA recibe el I Premio Unicaja a la Investigación en Biomedicina

UnicajaAlergiaMedicamento

Se trata de un proyecto para mejorar el diagnóstico de alergia a antibióticos y que desarrollará un chip para que sea más seguro, eficaz y preciso.

El grupo de investigadores de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Alergología del Hospital Regional y del IBIMA (Instituto de Investigación Biomédica de Málaga), responsables del proyecto ‘Desarrollo de un microarray con conjugados betalactámico-proteína y betalactámico-nanoestructura para el diagnóstico de alergia a antibióticos’, han recibido hoy de manos del director general de la Fundación Unicaja, Sergio Corral, el I Premio Unicaja a la Innovación en Biomedicina y Salud.

El acto de entrega del premio – valorado en 15.000 euros para el desarrollo de la investigación – ha tenido lugar en las dependencias del Hospital Civil, en presencia del vicepresidente del Patronato de FIMABIS (Fundación para la Investigación de Málaga en Biomedicina y Salud), Miguel Ángel Prieto; la gerente de FIMABIS, Itziar Ochotorena; y de la vicedirectora científica del IBIMA y directora de la UGC de Alergia, María José Torres, así como del resto del equipo de investigadores. Posteriormente, los asistentes han visitado los laboratorios de investigación del IBIMA en dicho centro sanitario.

El proyecto de investigación –que está en fase preliminar y tendrá una duración de dos años- consiste en el desarrollo de una plataforma de alta capacidad para el diagnóstico de alergias a antibióticos betalactámicos, que incluye una serie de proteínas y nanoestructuras, su evaluación inmunológica y validación clínica. En concreto, se trata del desarrollo de una superficie en forma de cuadrícula microscópica(chip) que contendrá distintas nanoestructuras y proteínas unidas a antibióticos betalactámicos, con la que se podrá identificar a través de una pequeña muestra de suero del paciente, el tipo de alergia a antibióticos.

Actualmente, el diagnóstico de alergias a antibióticos se basa en pruebas in vivo, con los inconvenientes y riesgos que ello conlleva para el paciente. En palabras de Tahía Fernández, una de las investigadoras del proyecto, “con el desarrollo de este nuevo ‘kit in vitro’ esperamos mejorar los resultados en relación a los que se obtienen con las pruebas actuales. Así, con una simple extracción de sangre y un mínimo volumen de muestra se podrá obtener un diagnóstico rápido, eficaz y preciso, y sin ningún riesgo para el paciente.”

Las reacciones alérgicas a fármacos son un problema muy complejo, ya que tienen diferentes patrones de reconocimiento, que a su vez están en continuo cambio debido a que también está variando la prescripción de distintos fármacos. Entre las reacciones adversas a medicamentos, las reacciones alérgicas a antibióticos son las más frecuentes.

El hecho de poder diagnosticar correctamente la alergia a fármacos es esencial para poder realizar una adecuada prescripción de medicamentos y evitar, así, riesgos para el paciente. La valoración del paciente comienza por una historia clínica detallada, para continuar, en la mayoría de los casos, por unas pruebas cutáneas, que en caso de ser negativas, continua con las pruebas de administración controlada de fármacos, ‘in vivo’.

Las pruebas cutáneas muestran una baja sensibilidad lo que conlleva a un sobrediagnóstico cuando este se basa casi exclusivamente en la historia clínica. De hecho, menos del 24% de los casos que inicialmente se etiquetan de alérgicos, realmente lo son. Además, las pruebas ‘in vivo’, suponen un riesgo para el paciente, requieren tiempo, personal especializado y son costosas para el sistema sanitario.

El diagnóstico erróneo conduce al uso innecesario de antibióticos alternativos, más caros y con más efectos secundarios adversos que conllevan a un aumento de ingresos hospitalarios, infecciones nosocomiales y resistencia bacteriana, así como a estancias hospitalarias más prolongadas.

El premio se incluye en el convenio de colaboración firmado el pasado mes de noviembre entre la Fundación Unicaja y Fimabis con el objetivo de fomentar la innovación en salud y sus aplicaciones en la práctica clínica, de modo que tenga un impacto directo en la calidad de vida de los ciudadanos.

El respaldo a esta iniciativa, que se suma a otros premios promovidos por la Fundación Unicaja, se encuadra en el interés que la entidad, en su ámbito de actuación, tiene en el fomento de la salud y sobre todo de la investigación en esta materia, con el fin de que repercuta de forma positiva en la sociedad.

Equipo ganador

El equipo encargado del proyecto galardonado está compuesto por María Isabel Montañez Vega como investigadora principal; María José Torres y María Salas, en la especialidad de Alergología; Tahía Fernández y Adriana Ariza, en Biología; Ángela Martín-Serrano, en Química, y María Auxiliadora Guerrero, en Enfermería.

En su fallo el jurado ha tenido en cuenta, entre otros aspectos, el carácter innovador del proyecto, su aplicabilidad a la práctica clínica y el impacto, la viabilidad y la adecuación al plazo de ejecución estipulado.

El jurado ha estado compuesto por el responsable de Actuaciones Socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz; la directora gerente de Fimabis, Itziar Ochotorena; el coordinador de la Estrategia de Compra Pública Innovadora del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA), José María de la Higuera, y el director de la Oficina de Transferencia de Tecnología, Javier Montero, así como el coordinador de la Plataforma de Innovación en Tecnologías Médicas y Sanitarias (Itemas), Manuel Desco.

A este premio han podido optar profesionales del sistema sanitario público de la provincia malagueña, investigadores que se encuentran bajo el ámbito de actuación de Fimabis y aquellos adscritos al Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima).

Este galardón se une a otros concedidos por la Fundación Unicaja, tales como el Premio de Novela ‘Fernando Quiñones’; el de Artículos Periodísticos; el Premio de Relatos; el Premio de Poesía; el de Artesanía; los Premios Andaluces de Trayectorias Académicas, convocados junto a la Academia de Ciencias Sociales y del Medio Ambiente de Andalucía; el Concurso ‘Coplas del Carnaval Gaditano’, o los otorgados en la Olimpiada Financiera, en el marco del Proyecto Edufinet, impulsado por esta entidad y por Unicaja Banco.