Noticias

[LIBRO] Fundamentos de seguridad del paciente: análisis y estrategias en el laboratorio clínico

Extremar la seguridad de los enfermos es clave para evitarles contratiempos que podrían haber sido evitados. Esa es la base en que sustenta un libro escrito por el jefe del servicio del laboratorio clínico del Hospital de Ronda, Francisco Javier Mérida de la Torre, y la farmacéutica del área sanitaria de Ronda Elvira Eva Moreno Campoy. La obra, publicada por la editorial médica Panamericana, se titula ‘Fundamentos de seguridad del paciente: análisis y estrategias en el laboratorio clínico’ y ha sido repartida entre los asistentes al congreso del Laboratorio Clínico.

El prólogo lo ha escrito el prestigioso profesor Mario Plebani, especialista en bioquímica y biología molecular. El doctor Plebani considera que «la gestión del riesgo en la medicina del laboratorio, como en los demás ámbitos asistenciales, debe girar en torno al paciente y tiene que identificar los posibles puntos débiles y de riesgo del proceso completo, desde que se presenta la solicitud hasta que se interpretan los resultados del examen del laboratorio».

Los autores del libro señalan que la intención de su trabajo es proporcionar al lector los conocimientos necesarios y dotarlo de las herramientas esenciales para facilitarle su andadura durante el largo camino de la seguridad del enfermo. Añaden que en España se puede decir que más de un 8 por ciento de los pacientes ingresados en los hospitales sufrirán un efecto adverso, con una repercusión en mayor o menor grado sobre su estado de salud. Mérida de la Torre y Moreno Campoy indican que de los errores producidos en los laboratorios clínicos, el 71 por ciento se localizan en la fase preanalítica y el 74 por ciento podían prevenirse.

Ambos expertos afirman que «se puede apreciar como, a pesar de no tratar directamente con el paciente, las actuaciones realizadas por el laboratorio clínico tienen unas repercusiones que afectan de manera directa e importante en los enfermos». Asimismo, aseveran que la seguridad del paciente entraña un enfoque marcadamente preventivo en el que se contempla cada uno de los riesgos de los diferentes pasos del proceso asistencial y su posible repercusión en las personas asistidas.