Noticias

Medio investigadores, medio informáticos

El desarrollo informático ha ayudado al hombre a descifrar información al permitirle analizar millones de datos y alcanzar conclusiones a las que no hubiera podido llegar sin los ordenadores. Esta conjunción obliga a los investigadores a saber manejar herramientas informáticas muy específicas. De ahí la necesidad de hacer cursos de bioinformática. La semana pasada, el Hospital Clínico desarrolló uno de esos talleres enfocados a sacarle partido a la informática como herramienta para avanzar en la investigación biomédica. «Cuando se secuencian genes, ADN o proteínas, se obtienen millones de datos que son casi imposibles de manejar si no es mediante herramientas informáticas muy potentes», explica el gerente de la Fundación Imabis, Javier Estebaranz.

Al igual que un médico tiene que aprender a interpretar una radiografía, también los investigadores deben saber qué pedir y cómo buscar la información que necesitan sobre determinadas proteínas o sobre un gen para obtener resultados.

El Hospital Clínico es uno de los tres hospitales españoles -junto con el San Pau, de Barcelona, y La Paz, de Madrid- que celebra cursos de bioinformática encaminados precisamente a la formación de sus investigadores. El centro sanitario malagueño es sede permanente de esos cursos en los que confluyen clínicos y bioinformáticos con el objetivo de sacarle todo el partido posible a los ordenadores en el ámbito de la investigación médica. La actividad docente corre a cargo de especialistas del Instituto Nacional de Bioinformática, organismo dependiente del Ministerio de Innovación, ya que no son meros informáticos, sino que tienen una formación específica orientada a la investigación y la medicina.