Noticias

Premio Asociación Andaluza de Hematología y Hemoterapia

Un estudio sobre las diferencias genéticas entre donante y receptor de médula ósea que podría predecir el riesgo de enfermedad injerto contra huésped aguda severa (rechazo), elaborado por hematólogos del  grupo de investigación de Hematología del IBIMA (Instituto Biomédico para la Investigación de Málaga), ha sido premiado en el último congreso de la especialidad. La investigación ha estado parcialmente financiada por el Fondo de Investigación del Instituto de Salud Carlos III, y por el premio Carmen Lavigne, de la Asociación Española contra el Cáncer

Los autores han comprobado que, cuando receptor y donante no comparten un determinado gen (GSTM1), el riesgo de desarrollar enfermedad injerto contra huésped es cuatro veces mayor, ha informado hoy la Junta en un comunicado.

Este estudio sobre disparidad genética ha sido presentado en la trigésimo tercera Reunión Anual de la Asociación Andaluza de Hematología y Hemoterapia, donde ha sido reconocido como el mejor trabajo presentado en Hematología Clínica.

La investigación se ha realizado sobre los datos clínicos de 102 pacientes mayores de 14 años -64 varones y 38 mujeres- que se sometieron a un trasplante procedente de un donante familiar, en el periodo comprendido entre julio de 1996 y diciembre de 2012 en el hospital malagueño.

El trabajo se ha centrado en estudiar la variabilidad genética de los genes GSTM1 y GSTT1 existente entre donante y receptor, genes que poseen la singularidad de poder estar ausentes o presentes en sujetos sanos, ya que hasta el 50 por ciento de la población sana carece del gen GSTM1, y el 20 por ciento carece del gen GSTT1.

Los resultados del estudio han mostrado que, cuando el receptor posee el gen GSTM1 y el donante carece del mismo, la posibilidad de desarrollar enfermedad injerto contra huésped aguda severa es del 47 por ciento, frente a tan sólo del 13 por ciento en los casos en que receptor y donante comparten la existencia de este gen.

La enfermedad injerto contra huésped aguda severa, comúnmente conocida como rechazo, es una complicación grave del trasplante que suele presentarse durante los primeros cien días tras el trasplante y es la causa del mayor índice de complicaciones y mortalidad en los pacientes que la desarrollan.

La variabilidad genética del gen GSTM1 entre donante y receptor podría utilizarse para valorar el riesgo de desarrollar enfermedad injerto contra huésped severa en el trasplante, y permitir así una mejor selección de los donantes con el fin de evitar los rechazos pos-trasplante.

Los resultados obtenidos están siendo actualmente comprobados, a nivel nacional, en una serie más amplia de más de quinientos pacientes por el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético, proyecto coordinado y financiado por el Instituto de Salud Carlos III.